Wednesday, April 26, 2006

 

POLICIA COMUNITARIA RECOMIENDA EVITE SER VICTIMA DEL DELITO EN LOS CAJEROS AUTOMATICOS

EVITE SER VICTIMA DEL DELITO EN LOS CAJEROS AUTOMÁTICOS
Romper con la Cadena del Delito es la mejor alternativa de defensa.


Autor: Dr. Enrique Hugo Müller Solòn (Creador de la Policìa Comunitaria en la ciudad de Trujillo - PERU).

Nos encontramos en una era de "banca sin fronteras", en que al parecer los servicios financieros se encuentran disponibles para todos, en todas partes y en cualquier momento. Desafortunadamente, esta situación también ha sido adoptada por la fraternidad criminal. En muchas partes del mundo, los delincuentes tienen como meta los cajeros automáticos para perpetuar delitos contra el patrimonio, y se encuentran siempre en búsqueda del eslabón más débil: Un usuario desprevenido, distraído, o confiado. Estos delincuentes se están tornando cada vez más sofisticados en todas las modalidades que su trastornada imaginación les permite desarrollar para encontrar cada vez con mas facilidad nuevos incautos que les permita hacer cada vez más atractivo su “trabajo”.

En una transacción típica de cajero automático el usuario ingresa su tarjeta y su número de identificación personal, ésta información y la transacción solicitada es transmitida al banco del cliente para que autorice la operación. Por lo tanto se envía un mensaje del cajero automático al sistema anfitrión del banco y el mensaje es contestado. En caso que se dé aprobación para proceder, la transacción se lleva a cabo. Si no es así, se transmite el mensaje adecuado. Es absolutamente esencial que el proceso de autenticación de extremo a extremo no pueda ponerse en riesgo o "manipularse". Es por esta razón que los bancos protegen estos datos a un nivel tan alto, que incluso las computadoras más potentes del mundo no son capaces de descifrar. Es decir, por parte del Banco, el dinero de los usuarios o clientes está totalmente asegurado.

Sin embargo, existen varias formas que los delincuentes han descubierto para apropiarse de nuestro dinero cuando nos acercamos a la ventanilla de un cajero automático, si es que no estamos prevenidos de ello. En la generalidad de los casos, el delincuente que siempre será más de uno (usualmente dos o tres) estará observando cuidadosamente a las personas que se acercan a la ventanilla, y escogerá a su víctima entre aquellas personas que demuestren falta de control o descuido; por ejemplo aquellas que manifiesten abiertamente tener mucho apuro o prisa para retirar su dinero; estar demasiado distraídos mirando a las personas, conversando o leyendo un diario; demostrar ante todos desconocimiento sobre el uso de la Tarjeta o del teclado de la máquina; facilidad para entablar conversación con desconocidos que se encuentran en la cola (que puede ser uno de los delincuentes); o, simplemente su negligencia al esperar su turno en la ventanilla manteniendo en la mano a la vista de todos la Tarjeta que en unos momentos introducirá en la ranura del cajero automático, con lo cual demuestra al delincuente que es una persona totalmente confiada, pues no tiene temor a que alguien pase y le arrebate su Tarjeta.

El 'cambiazo' es una de estas modalidades y la más común; se realiza entre varias personas (generalmente tres) y tiene una infinidad de modalidades; relataremos algunas de ellas: Uno de los delincuentes se acerca a la victima a la cual ha observado que tiene la tarjeta en sus manos, haciéndole conocer que debe tener cuidado al ingresar su tarjeta porque el cajero esta reteniendo las tarjetas cuando son mal ingresadas, inmediatamente se ofrece a enseñarle como hacerlo intentando hacerlo con su propia tarjeta la cual intenta tomar casi arranchándosela, en ese momento se produce el “cambiazo”.

Otra modalidad de “cambiazo” es hacerle conocer a la víctima elegida, que la cinta magnética de la tarjeta que va a ingresar al cajero probablemente este sucia invitándola a limpiarla para que no quede retenida, si la víctima es convencida y saca un pañuelo o papel higiénico para limpiar su tarjeta o intenta limpiarlo con sus mismas prendas de vestir, el delincuente se muestra sorprendido, diciéndole “no por favor así va a malograr la Tarjeta, esa no es la forma yo le voy a enseñar” y prácticamente le arrancha su tarjeta, en este momento se producirá el “cambiazo”, el delincuente solamente necesitará contados segundo para ello; si la víctima se niega, el delincuente ya no insistirá porque el “cambiazo” ya se ha producido. Cuando la victima ingresa la tarjeta cambiada al cajero, será observada cuidadosamente por otro de los cómplices quien tomará nota del número de clave, inclusive expresará su deseo de ayudarla lo cual le permitirá asegurarse del número de clave; finalmente la Tarjeta quedará retenida después de varios intentos por no corresponder la clave ingresada a la tarjeta cambiada, momento en que un tercer cómplice orientará a la víctima a dirigirse al Banco a denunciar el hecho. Finalmente, los delincuentes ingresan la Tarjeta cambiada al mismo cajero según las condiciones que se presenten o se dirigen a otro cercano en donde completan la operación de apropiarse del dinero de su víctima.

Una tercera forma de “cambiazo” se produce en los cajeros automáticos que tienen puerta de ingreso y donde se tiene que hacer uso de la Tarjeta para abrir la puerta de acceso. El delincuente que está observando a sus víctimas potenciales, se dará cuenta rápidamente que Ud. tiene problemas para colocar adecuadamente la Tarjeta en la ranura de la puerta al tratar de abrirla y se acercará solícito para ayudarle a introducir la Tarjeta correctamente y como en los demás casos prácticamente le arrebatará de las manos el plástico con el fin de “enseñarle”; en este momento de duda de su parte o de reacción contra el ocasional interesado en brindarle ayuda, se produce el “cambiazo” de la tarjeta.

Otra modalidad de “cambiazo”; un delincuente se aprovecha que la víctima elegida acepta entablar conversación con facilidad y se coloca en la cola detrás de ella dando inicio a una amena conversación; al llegar a la ventanilla uno de sus cómplices aprovecha del descuido de la víctima para mirar su clave secreta cuando la digita, mientras que el primero continúa distrayéndola cuando realiza la operación apelando a cualquier pretexto. En el pequeño lapso que la víctima quita la vista del cajero para responder a su interlocutor, los delincuentes sacan su tarjeta y colocan otra en su lugar. Con la Tarjeta y la clave, quedan expeditos para retirar dinero de la cuenta del usuario. También se han producido sustracciones de tarjetas usando aparatos conocidos como 'cintillos' que se colocan en la ranura de la tarjeta y la atrapan. Ante el desconcierto de la persona que ve que su tarjeta no le es devuelta por la máquina, aparece alguien que ofrece ayuda. Puede pedirle que digite su clave o marcar un número de teléfono en su celular: supuestamente está llamando a la central de servicio al cliente del banco, y el interlocutor (un cómplice) le pide la clave y le dice que la cuenta queda bloqueada. En cualquiera de los dos casos la tarjeta permanecerá retenida, luego de que la víctima se retire, los delincuentes recuperarán la tarjeta y harán retiros con ella. La moraleja de todas estas historias es simple: “Cuando se trata de dinero, no confíe en nadie”.

Otras modalidades existentes, son “La Clonación”, es una modalidad que puede ocurrir en los centros comerciales y restaurantes al momento de pagar, mediante la cual pueden duplicarse los códigos ocultos en la banda magnética al reverso de la tarjeta, para usarlos con fines fraudulentos. Para tal efecto, estos maleantes tecnológicos utilizan, por ejemplo, un lector de tarjeta como el de la entrada al cajero automático, con capacidad de hasta 100 códigos. El “skimmer” es el nombre del dispositivo utilizado para esto y es del tamaño de un beeper, y permite obtener información con solo deslizar la tarjeta. El aparato puede ser colocado a la entrada de los cajeros automáticos y desde allí “lee” los datos grabados en la cinta magnética del reverso de la tarjeta. Es importante que la operación de pago con Tarjeta, se haga en presencia del usuario, para evitar que el plástico sea manipulado por delincuentes. “El Bloqueo”, los delincuentes colocan en la ranura donde se debe introducir la tarjeta una nueva abertura con una especie de tope, para que la misma se quede atorada. Aprovechando el hecho, uno de los ladrones se acerca al usuario del cajero automático, le comenta que a él le sucedió lo mismo, le indica que debe marcar una serie de números y luego su clave personal que, por supuesto, está mirando y memorizando. El siguiente paso, una vez que el dueño se ha ido confiado en que su tarjeta quedó bloqueada, consiste en que un segundo delincuente se acerque al telecajero y la retire. Por supuesto, ya se sabe la clave.

Algunas recomendaciones que le podemos brindar para proteger su patrimonio en los cajeros automáticos, pueden ayudarlo a romper uno de los eslabones más importantes de la denominada “Cadena del Delito”, con lo cual el delito en su agravio no se producirá; este eslabón es “una persona desprevenida, descuidada o sin control ni vigilancia”; haga todo lo contrario y ningún delincuente podrá considerarla como víctima potencial de sus fechorías: En primer lugar cuando use un cajero automático o haga una compra en una terminal de una tienda, cubra con la mano o el cuerpo el teclado al introducir su clave. Tome su tarjeta y recoja el recibo, ya que este último suele tener información de su cuenta. Escoja cajeros o sitios de compra donde se sienta cómodo(a) y seguro(a). Jamás acepte ayuda o sugerencias de extraños cuando use el cajero automático. Destruya completamente sus estados de cuenta antes de echarlos en la basura. Haga que su banco “bloquee” su cuenta y solicite una tarjeta nueva con otro número si piensa que alguien se ha apoderado de sus números de tarjeta. Evite dar informaciones sobre usted o su tarjeta de crédito a cualquiera que la solicita en nombre del banco o de una encuestadora, etc. Porte su tarjeta únicamente cuando vaya a usarla; es importante recordar que muchas veces, en caso de asalto, los hampones obligan a sus víctimas a realizar retiros en cajeros automáticos. Nunca proporcione su número a nadie, ni siquiera a personas que se identifiquen como funcionarios de su banco.

Recuerde: “Cultura de Seguridad Ciudadana” es vivir alejado de la influencia del delito. Sea precavido, practique hábitos de seguridad permanentemente. Se lo recuerda la POLICIA COMUNITARIA.

 

POLICIA COMUNITARIA TE ALERTA QUE LA OCASION HACE AL LADRON

LA OCASIÓN HACE AL LADRON

LA PREVENCIÓN DE LA DELINCUENCIA REQUIERE ROMPER LA CADENA DEL DELITO



Por : Enrique Hugo MULLER SOLON (CRADOR DE LA POLICIA COMUNITARIA EN LA CIUDAD DE TRUJILLO - PERU *)

El fenómeno delincuencial ha venido cambiando en la medida en que el mundo ha venido evolucionando. De igual manera, la Criminología como campo del conocimiento ha mostrado los diferentes aspectos de su evolución en la explicación y comprensión de la criminalidad. Para el Criminólogo César Lombroso (1871) por ejemplo, el delincuente debía ser un ser atávico y cualquier hombre que mostrara las señas de ese atavismo (mandíbula retraída, ojos juntos, cejas espesas, dedos de los pies flexibles etc..) era un criminal nato. Las ideas de Lombroso aun perduran entre nosotros mas de lo que quisiéramos, es usual todavía escuchar decir a alguna persona: “.... míralo, tiene cara de delincuente..”.

Desde las concepciones antropológicas y fisonomistas, pasando por las sociológicas, ecológicas, el delito ha sido considerado como un fenómeno inevitable, parte integrante de la sociedad, e incluso como lo señala Durkheim, el delito es normal, ya que una sociedad exenta de delitos es del todo imposible, y es parte integrante de toda sociedad sana. Los hechos criminales de hoy en día son vistos de una manera diferente a la concepción tradicional del delincuente, en que era visto como un sujeto enfermo y anormal; para la Criminología actual, el delincuente no es ahora un parásito ni un ser extraño en el seno de la sociedad, sino que es ante todo un regulador de la vida social.

En la actualidad, la Criminología Contemporánea, todavía sigue estudiando cuales son las motivaciones que tiene el delincuente para la pràctica del delito y por supuesto estamos muy lejos de seguir pensando que las personas son delincuentes desde su nacimiento o que el delincuente dispone de ciertos rasgos físicos o antropométricos que los distinguen como tal, conforme lo afirmaba Lombroso. El crimen ya no es el resultado de un sujeto anormal y peligroso, sino una actividad de personas altamente capacitadas y especializadas, que ven una gran posibilidad de obtener riqueza y dispuestos a utilizar cualquier medio, ayudados por una aliada de inmenso poder como es la corrupción, que se fundamenta en el afán de riqueza de todo aquel que cae rendido por la tentación del dinero fácil. Es por esto, que frente a las actividades criminales clásicas llevadas a cabo de manera individual, en la actualidad se observa una evolución hacia una forma de criminalidad como empresa, la cual conocemos como “Crimen Organizado”, como es el caso del Tráfico Ilícito de Drogas, los Secuestradores, los asaltantes de Bancos, los tratantes de blancas, etc..
Pero en el presente articulo, queremos referirnos al delito menor, al delito que se comete de manera aislada, en asociación o en banda, pero sin la estructura ni la organización del denominado “Crimen Organizado”, nos referimos al asaltante, al estafador, al violador, al que nos hurta o nos roba en la calle, en el interior de un automóvil o en nuestro domicilio. Hoy en día sabemos que el delincuente es una persona común y corriente que haciendo uso de una elección racional de sus objetivos y de un análisis de las actividades rutinarias de sus víctimas, hace un debido cálculo entre las ventajas y las desventajas, de los riesgos y los peligros, procurando en todo momento "el logro del placer y la evitación del dolor" al cometer sus crímenes. En otras palabras “LA OCASIÓN HACE AL LADRON”. Este delincuente aprovecha simplemente la oportunidad, sin que para esto importen las condiciones del entorno social: Una puerta abierta, una casa sin vigilancia, una ventana que nos permite mirar al interior, un distraído conductor, una cartera vistosa, un bolsillo posterior abultado, una chica vestida provocativamente. Por supuesto que el uso de las drogas o del alcohol, convierten su acción mucho mas violenta. Y si este delincuente ya estuvo en la cárcel por delitos anteriores, se mostrará mucho mas agresivo con su víctima.
Efectivamente, para practicar un delito el delincuente hace un cálculo entre las ventajas que pueda obtener por ejemplo: dinero, sexo, aventura y los peligros que por ventura pueda tener con su conducta (ser detenido, juzgado, sentenciado). Cuando el delincuente identifica en una situación indicios de una buena oportunidad criminal es cuando se dan las condiciones para que el mismo decida cometer un delito. De esta manera, la conducta delictiva es resultado de una decisión racional, siendo los delitos patrimoniales, al que más se aplica esta teoría.
En la pràctica, para que el crimen ocurra es necesario la convergencia de tres factores los cuales denominaremos “CADENA DEL DELITO”: Un delincuente potencial, un objetivo atractivo que también puede ser una víctima apropiada y por último la ausencia de control sea de naturaleza formal o informal y es así que si los tres elementos confluyen, se crea el ambiente propio para que ocurra el crimen .
En los delitos contra el patrimonio, un objetivo se torna atractivo para un delincuente cuando tiene elevado valor económico, joyas o un moderno teléfono celular; cuando por su peso se hacen más fáciles de transportar; cuando las personas muestran en las calles o en los hogares lo que tienen de valor, sea contar dinero en publico, sea dejar en la basura las cajas de los electrodomésticos que han comprado; y, cuando el delincuente tiene facilidad para ponerse en contacto con el objeto, sea por ausencia de vigilancia o una puerta abierta entre otros. La estadística policial en el Distrito de Trujillo, revela que el año 2004, se denunciaron 736 casos de Robos y 2,849 delitos de Hurto, lo que significa que existe una mayor predilección del delincuente por apropiarse de lo ajeno, aprovechando el descuido o la negligencia de las víctimas y no necesariamente haciendo uso de la violencia como es en el caso del Robo.
La realidad también nos demuestra que es muy importante en la aplicación de medidas preventivas contra la delincuencia, el control informal que hacen los vecinos, la familia, los empleados, el modo de vida, las medidas de seguridad de la vivienda, la arquitectura del barrio, etc, todo lo cual puede tornar más difíciles la práctica delictiva, de paso que impide la confluencia de los tres factores necesarios para la practica del crimen que ya hemos enunciado. La Policía Comunitaria de Trujillo, viene brindando gran apoyo a la población a través de sus Programas de “Cuadras Solidarias” mediante el cual se intenta convencer a los vecinos de la ciudad, sobre la necesidad de conocer y organizarse por cuadras para crear sistemas de seguridad en sus respectivos barrios.
Finalmente, debemos recalcar que para prevenir al delito es imprescindible e importante ROMPER CON LA CADENA DEL DELITO, que hace que el delincuente motivado, encuentre la víctima perfecta y el objeto deseado sin vigilancia; en la práctica significa que para prevenir delitos tenemos que hacer más difícil el éxito de la conducta del delincuente, modificando el ambiente para hacer la práctica del delincuente más difícil y arriesgada, al mismo tiempo que se reduce el éxito de su conducta delictiva. Los delincuentes buscan objetivos que no demanden un esfuerzo demasiado elevado, por lo que dificultarles el acceso al objeto, ya es una manera eficaz de reducir el delito. Obviamente, existen aquellos que son mas avezados – felizmente son los menos - y que sin importarles el riesgo, se lanzarán sobre su víctima, a pesar que en el intento puedan perder la vida o ser apresados.
En verdad, el delito en general puede ser reducido o prevenido cuando se reduce las oportunidades para que él ocurra. Las tácticas de educar a los niños para que se mantengan lejos de extraños, los cuidados diarios con los vehículos y casas, guardar el dinero en un banco o en una caja de seguridad, usar "el dinero electrónico", las tarjetas de crédito, tener contraseñas difíciles de que las descubran, se solidarios con los vecinos y cuidadosos con los sitios donde vamos, mirar siempre las personas que hay alrededor, no salir a la calle muy bien arreglada, ni provocativa, con joyas muy caras o vistosas, son algunas de las conductas que cualquiera puede tener y así prevenir un poco la posibilidad de transformarse - en un objetivo ideal o en la siguiente víctima ideal para el delincuente -, de sufrir un asalto, el robo de su vehículo u otro delito cualquiera. El control informal que hacen los vecinos, el control por grupos voluntarios, el de la seguridad privada o el control formal a través de la policías, son ayudas de igual manera muy importantes.

(*) Coronel PNP – Jefe de Estado Mayor de la III-DIRTEPOL-T
Creador de la Policìa Comunitaria en Trujillo - PERU
Abogado Reg.CAL 19367
Profesor de Criminología de la UCV.

 

CONTRAVENCIONES DE POLICIA

CODIGO ADMINISTRATIVO DE CONTRAVENCIONES DE POLICIA



Por: Dr. Enrique Hugo Muller Solón.

En tiempos donde el tema de la Seguridad Ciudadana se ubica en punto importante de la agenda pública, es bueno traer a colación, la existencia en nuestro país de un conjunto de normas, vinculadas a las situaciones de convivencia pacífica y orden social, denominadas Código Administrativo de Contravenciones de Policía.

Las contravenciones no existen como categoría jurídica en nuestro ordenamiento legal y no tendrían por que estarlo, porque efectivamente no lo son (en Colombia las contravenciones si son de naturaleza punible), pero son un instrumento ideológico que podría ser muy importante para extender el control social del Estado hacia conductas que sin ser FALTAS o DELITOS, afectan la convivencia entre vecinos, la paz y la tranquilidad, pero que sin embargo no pueden recibir UNA PENA.

En general, existen situaciones que de alguna manera, afectan la convivencia y el orden social y que motivan muchas veces el reclamo de las personas afectadas y la intervención de las autoridades policiales, como es el caso por ejemplo de abandonar un vehículo en la vía pública, conducir un animal peligroso sin adoptar las previsiones de seguridad, remover o destruir señales de control de tránsito, impedir o dificultar a otro presenciar tranquilamente el desarrollo de un espectáculo, miccionar o defecar en la vía pública, exhibir indebidamente armas de fuego en lugar público, alterar el turno o el orden de llegada para obtener entradas o ingresar a espectáculos públicos, entre otros hechos que para el Código Administrativo de Contravenciones de Policía, constituyen infracciones.

Tal como lo hacen los Gobiernos Locales cuando sancionan administrativamente, las infracciones de tránsito a quienes cruzan un semáforo en rojo, estacionan en lugar prohibido, colocan un cartel publicitario o un toldo sin la correspondiente habilitación municipal. Esas normas municipales no definen delitos, sino infracciones administrativas, lo cual origina un Expediente Administrativo el cual va a determinar una sanción administrativa para el infractor. En la misma forma, el Código Administrativo de Contravenciones de Policía, pretende otorgarle a la Policía Nacional del Perú facultades inherentes al Poder de Policía del Estado, para que regule bajo lineamientos de acción debidamente establecidos en la norma, la convivencia ciudadana y el orden público.

Las contravenciones administrativas de policía se pueden definir como aquellos comportamientos que perturban el orden público y que producen un daño de menor gravedad que la falta o el delito. De conformidad a la Ley No. 27238 – Ley Orgánica de la Policía Nacional del Perú -, promulgada y publicada en el Diario Oficial El Peruano el 21 de Diciembre de 1999, la Policía peruana tiene entre sus funciones (establecida en el Art. 7 de la citada norma), la de aplicar en todo el país, las Sanciones que señala el Código Administrativo de Contravenciones de Policía.

La Tercera Disposición Transitoria, Final y Complementaria de la referida Ley autorizaba al Poder Ejecutivo a conformar una Comisión encargada de elaborar, en el plazo de 120 días naturales, el Código Administrativo de Contravenciones de Policía, el cual debía ser aprobado mediante Decreto Supremo; efectivamente, mediante DS. No. 005-2000-IN publicado en el Diario Oficial El Peruano el 25 de Mayo del año 2000, se aprueba el Código Administrativo de Contravenciones de Policía. El artículo 2º. del citado DS. Establecía que el Código Administrativo de Contravenciones de Policía entraría en vigencia a partir de los 120 días naturales de su publicación en el Diario Oficial El Peruano. Sin embargo, dicho código contravencional nunca llegó a ser aplicado en nuestro país.

Esta situación no pasó inadvertida para la Comisión Especial encargada de llevar a cabo el diagnóstico institucional y definir agenda y cronograma del proceso de reestructuración de la PNP, creada mediante Resolución Suprema Nº 0965 – 2001 – IN publicada en El Peruano el 4 de octubre del 2001, al efectuar un primer diagnóstico de la situación encontrada en la Institución Policial.

Friday, April 21, 2006

 
EXCLUIR A LA POLICIA NACIONAL DEL PERU DEL AMBITO DE COMPETENCIA DE LA JUSTICIA MILITAR

Por: Enrique Hugo Muller Solòn (*)

En su oportunidad la Comisión para la Reestructuración Integral de las Fuerzas Armadas, presidida por el Dr. Roberto Dañino Zapata, Presidente del Consejo de Ministros en ese entonces, e integrada entre otros por el General de División EP (r) Francisco Morales Bermúdez, el Ing. David Waisman Rjavinsthi en su condición de Ministro de Defensa y el Dr. Martín Belaúnde Moreyra, Decano del Colegio de Abogados de Lima, indicaron en su Informe del 04ENE2002; que era necesario excluir a la Policía Nacional del Perú del ámbito de la Justicia Militar. Dos años antes, habían expresado similar opinión, los integrantes de la Comisión Especial de Reestructuración de la Policía Nacional del Perú, quienes propusieron en su informe final de Febrero 2002, un conjunto de reformas constitucionales, entre las que se encontraba excluir a la Policía Nacional del Fuero Privativo Militar, con la finalidad de afirmar la naturaleza civil de la organización policial. Algunas opiniones al respecto también se han escuchado en algunos foros académicos, entre ellas la del destacado investigador y académico peruano el Dr. Christian Donayre Montesinos, pero realmente pareciera que aún falta un conocimiento exacto y mas detallado de lo que significa la Justicia Militar tanto para las FFAA como para la Policía Nacional del Perú, y por tanto, de la necesidad real y necesaria de excluir a la PNP de la competencia del fuero castrense, que es el tema de debate que deseo plantear a través del presente articulo, a portas de expedirse la nueva ley que regirá los destinos de la Justicia Militar en el Perú.

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL Y NATURALEZA DEL DELITO MILITAR

Ante la Sentencia del Tribunal Constitucional recaída en el Expediente Nº 0023-2003-TC de fecha 09AGO04, se ha declarado fundada en parte la demanda interpuesta por la Defensoría del Pueblo para que se declare inconstitucional algunos artículos de la Ley Orgánica y Código de%2

 

POLICIA COMUNITARIA EN LA CIUDAD DE TRUJILLO

Experiencias de Policía Comunitaria en la ciudad deTrujillo – PERU.

La Policía Comunitaria en Trujillo fue creada el 06 de octubre del año 2003 como iniciativa del Coronel PNP Enrique Hugo Muller Solon

I
maginemos por un momento a una familia que se muda de casa y llega con muchas expectativas a su nuevo vecindario. Ellos están desempacando sus cosas y colocando los muebles en su lugar, cuando de pronto el sonido del timbre les anuncia la llegada de un visitante. Al abrir la puerta aparece la figura amable de un uniformado: UN POLICIA, que viene a saludarlos, a conocerlos y presentarse como el POLICIA COMUNITARIO del barrio, informándoles que está a su disposición para cualquier eventualidad. ¡Cuánta alegría y cuanta tranquilidad constituye para estos recién llegados la visita de este representante de la comunidad.
Imaginemos otro escenario: Un POLICIA COMUNITARIO hace su ronda a pié o en su motocicleta por el barrio de su jurisdicción y encuentra en un parque a un grupo de muchachos deambulando sin propósito. Reconoce a algunos, quizás no a todos como habitantes de la zona y se acerca a ellos, sin intimidarlos, y ellos perciben su cercanía sin temor ni rechazo. Luego de saludarse entablan conversación, y el policía habla con los jóvenes sobre los sucesos del barrio, sobre las actividades que realizan, pregunta por el motivo de estar reunidos, les recomienda alguna actividad deportiva o cultural que se esté desarrollando por esos días e incluso les da datos para que entren en contacto con alguna entidad promotora de esta clase de eventos. Finalmente los hace reflexionar sobre la influencia nociva del ocio mal utilizado. En suma: se comporta y es percibido como un amigo y orientador, y no como un elemento de amenaza y castigo. ¡Que buen ejemplo y que buenas ideas pueden sembrarse con sólo una charla informal, si la relación se funda en la confianza!.
El 06 de Octubre del año 2004, la Municipalidad Provincial de Trujillo, entregó la Medalla de la Ciudad al Director de la III-DIRTEPOL-T, al cumplirse el primer año de creación de este servicio policial especializado, y que por su doctrina, filosofía y procedimientos conmovió totalmente a la colectividad norteña convirtiendo a Trujillo en la primera ciudad del país en donde la Policía Nacional del Perú, incorporaba dentro de su estructura orgánica - funcional una experiencia del servicio de esta naturaleza, bajo lineamientos organizativos, técnicos y estratégicos totalmente descentralizados y proactivos.

El Gobierno Regional de La Libertad a través de una felicitación refrendada en la Resolución Ejecutiva Regional Nº 1135-2004-GR-LL/PRE también reconoció el trabajo realizado por la Policía Comunitaria en su primer año de creación. Por su parte la Fundación Hanss Seidel y las ONG Agro Futuro y Traperos de Emaus, otorgaron Medallas de Oro a los impulsores de la Policía Comunitaria. Las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana, autoridades locales y empresarios privados también se hicieron presentes en los homenajes que recibió la Policía Comunitaria de Trujillo en su primer año de aniversario.

Todo investigador de temáticas policiales, sabe perfectamente que la tendencia actual de las policías modernas es la de adoptar una combinación de estrategias que fomenten la integración, la prevención y la cooperación con diferentes sectores de la sociedad. Gracias a esta combinación, han surgido en diferentes países similares modalidades de Policías Comunitarias, que buscan a través del acercamiento con la ciudadanía un mejoramiento del modelo de seguridad ciudadana. Así surge la Policía Comunitaria de Trujillo, dando un gran paso para acercarse a la población y generando un renacer en las estrategias de seguridad y convivencia en nuestra ciudad.
Fueron estudiosos norteamericanos quienes en la década de los años 80 del pasado siglo, coincidieron en afirmar que era necesaria la adopción de este nuevo modelo integral, por medio del cual sociedad y policía adecuadamente articulados identifiquen y busquen soluciones a los problemas que afectan la Seguridad Ciudadana. Este modelo se denominó POLICIA COMUNITARIA y se sigue denominando Policía Comunitaria. Hoy en día el modelo de Policía Comunitaria ha alcanzado prestigio mundial y no se limita a los Estados Unidos, sino que ha traspasado las fronteras y culturas policiales trascendiendo realidades urbanas y rurales en los cinco continentes. Efectivamente, es posible encontrar programas de Policía Comunitaria en ciudades de Europa, en Londres, en Bruselas, en Noruega, Francia, España. En Asia, tanto en Tokio como en Kuala, Lumpur y Japón. En Norteamérica, tanto en Nueva York como en San Diego, Orlando, New Yersey y Los Angeles. En Latinoamérica, en San Salvador, San José de Costa Rica, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador y Argentina.
El Policía Comunitario, aplica una nueva doctrina, tiene una nueva misión y realiza procedimientos y modos de trabajo modificados que se articulan alrededor de tres propósitos principales: (1)Ser un Policía que se anticipe y prevenga las dificultades; (2)conocer su territorio y ser conocido por sus habitantes; y, finalmente, (3)responder a los requerimientos de la población a través de un diálogo constante y una atenta escucha de sus problemas con la finalidad de ir planteando alternativas de solución. Su filosofía se fundamenta en los principios básicos de descentralización del mando, proximidad al barrio, impulso de la participación ciudadana en la seguridad, la corresponsabilidad del ciudadano con los problemas existentes, la resolución de problemas, prevención y proactividad, identificación con el territorio, multidisciplinariedad de servicios, integración social y reconocimiento de capacidades del policía. No es una Policía paralela, es solamente una Policía Especializada, como lo podría ser la Policía de Tránsito, la Policía de Turismo, la Policía de Investigación Criminal, etc. En Japón todos los Policías que egresan de las Escuelas de Formación de Policías tienen como primera Unidad de destino: La Policía Comunitaria: “Koban”
En el contexto de la Policía Comunitaria, los ciudadanos tienen una participación protagónica en los eventos, programas y acciones concretas elaborados para prevenir el delito, mejorar la seguridad, incrementar la cultura de seguridad ciudadana y lograr una adecuada convivencia pacífica; a la vez que mejora la confianza y credibilidad institucional y se alcanza un idóneo y más amplio espectro en la lucha por la reducción de la delincuencia.
La experiencia del trabajo del Policía Comunitario en Trujillo fue reconfortante, arduo y difícil. El Policía Comunitario, en su territorio geográfico visita a todos los vecinos “casa por casa” y busca en cada cuadra un aliado quien será el coordinador, una persona que desee colaborar, y en compañía de este, hace un llamado a los vecinos del barrio comunicándoles que “los policías comunitarios deseamos conocerlos, les queremos presentar a un amigo”, “su vecino” para luego acudir con estos nuevos amigos a un tercero y los tres donde un cuarto vecino y así sucesivamente. Luego de reunirse el grupo de amigos de la cuadra, (algunos de ellos se saludan por primera vez, otros ni siquiera se conocían) deciden conversar en un lugar cercano, puede ser el parque o la casa de alguno de ellos, o simplemente en la calle. Los Policías Comunitarios les explicarán su misión y su deseo de participar con ellos en el diagnóstico y solución de los problemas que afectan al barrio; los invita entonces a participar previamente de la experiencia de “Cuadras Solidarias” y posteriormente a capacitarse en temas de Seguridad en las
ESCUELAS DE SEGURIDAD CIUDADANA”.
Las Escuelas de Seguridad Ciudadana, vienen funcionando en la ciudad de Trujillo, desde el mes de Junio 2004, lideradas por la Policía Comunitaria en alianza estratégica con la Universidad Privada del Norte y algunas empresas del sector privado, así como del importante apoyo de la Fundación Hanns Seidel. Las Escuelas de Seguridad Ciudadana son el nuevo soporte de las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana, a través del cual se busca fortalecer los lazos entre policía y comunidad, formando un tejido social que le impida actuar a la delincuencia y garantice un ambiente armonioso en la sociedad, abriendo de nuevo las puertas de la convivencia pacífica. Las personas formadas en las Escuelas de Seguridad Ciudadana, organizan los voluntariados denominados Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana (JUVESC). Es decir ahora se trabaja a la inversa, anteriormente se formaban Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana y luego se capacitaba a sus integrantes, ahora primero se les capacita y luego se les invita a organizarse.
Las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana nos permiten respirar un aire de tranquilidad y nos permiten incrementar la sensación de seguridad. La seguridad es como el aseo: se percibe, se siente, está en el medio ambiente. Las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana una vez organizadas, iniciarán sus funciones luego de ser juramentadas, elaborando el
“PLAN DE BARRIO PARA LA PREVENCIÓN DEL DELITO”
El Plan de Barrio para la prevención del Delito, es una estrategia de la Policía Comunitaria para ser aplicada por las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana (JUVESC), para identificar conjuntamente con la Policía Comunitaria y sus autoridades vecinales, los principales problemas que afectan la seguridad y el desarrollo integral del barrio. El Plan de Barrio para la Prevención del Delito, surge el 29 de Abril del 2004, durante el desarrollo del IV Seminario de Seguridad y Participación Ciudadana organizado por la Policía Comunitaria de Trujillo. El Plan de Barrio es la primera actividad que realizan las JUVESC luego de ser juramentadas, con la finalidad de identificar los problemas existentes en el barrio y plantear las soluciones viables. El documento que se elabora es cursado al Comisario PNP de la jurisdicción, al representante del Defensor del Pueblo, a la Fiscalía de Prevención del Delito, al Alcalde de la Municipalidad Provincial o Distrital en su condición de Presidente del Comité Provincial o Distrital de Seguridad Ciudadana según corresponda. Los resultados fueron totalmente satisfactorios, en razón que el compromiso de las autoridades antes mencionadas con la comunidad se fue incrementando con respecto al interés por ir solucionando los problemas planteados, habiéndose llegado a internalizar en la ciudad el concepto del denominado “Plan de Barrio” como estrategia importante para la prevención del delito. La Defensoría del Pueblo a través de importantes comunicaciones con las autoridades locales, invitaba a prestar atención a los “Planes de Barrios” enviados por los vecinos.
Pero allí no termina el trabajo de la POLICIA COMUNITARIA DE TRUJILLO, paralelamente los Policías se entrevistan con las autoridades locales (Alcaldes Vecinales, Tenientes Gobernadores, Presidentes de Comités de Progreso y otras autoridades comunales), con la finalidad de organizar el desarrollo de programas de “PREVENCIÓN SOCIAL DEL DELITO” que tiene por finalidad neutralizar o disminuir las condiciones que facilitan el desarrollo de la criminalidad en el Territorio Vecinal donde se viene trabajando. La Policía Comunitaria tampoco ha descuidado el tema de la capacitación vecinal para la Seguridad Ciudadana y en lo que fue del año 2004 realizó nueve importantes Seminarios de Seguridad y Participación Ciudadana, culminando los días 19 y 20 de Noviembre 2004 con un “Seminario Internacional sobre Policía Comunitaria” como expositores fueron invitados Oficiales de Policía procedentes de los países de ESPAÑA, FRANCIA, ECUADOR, COLOMBIA, CHILE, ARGENTINA. En todos estos lugares, la Policía viene desarrollando Programas de Policía Comunitaria.
La Policía Comunitaria en la ciudad de Trujillo, se creó por iniciativa del Coronel PNP Enrique Hugo MULLER SOLON cuando se desempeñaba como Jefe de Estado Mayor de la III-DIRTEPOL-T, actualmente es Delegado de la Defensoría del Policía en la ciudad de Trujillo. El pensamiento proactivo y visionario de su creador, le permitió fundamentar su estrategia en las experiencias internacionales de Policía Comunitaria, diseñó un modelo de POLICIA COMUNITARIA adaptable a la realidad local de la ciudad de Trujillo y lo aplicó entre OCT2003 y ABR2005 en los cincuenta y cinco Territorios Vecinales de la ciudad de Trujillo. La Experiencia de Policía Comunitaria de Trujillo, se constituyó en la primera experiencia del nuevo paradigma de la seguridad del Siglo XXI: La Prevención Proactiva del Delito.

PLAN “CUADRA SOLIDARIA”

Es el primer objetivo de la Policía Comunitaria. Las “cuadras solidarias” fomentan los lazos solidarios entre vecinos, ya que su formación tiene como objetivos primordiales evitar el aislamiento de los vecinos, disminuir el temor y recuperar los espacios públicos urbanos. Son el inicio y la motivación para la posterior formación de las Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana.
El objetivo de “cuadras solidarias” es disminuir la oportunidad que tiene el delincuente multiplicando los ojos vigilantes. El sistema se basa en la solidaridad, en participar, en olvidar el famoso ¨no te metas¨, “a ti que te importa”. Comienza con la organización de una cuadra (unidad funcional), donde los vecinos, intercambiándose sus números telefónicos y acrecentando la observación forman una cadena solidaria, alertándose y consultándose entre sí ante la detección de cualquier anormalidad o actitudes sospechosas.

De considerarlo necesario, o ante el delito en curso, deberán dar aviso inmediato a la Policía. La organización se complementa con la determinación de los horarios críticos en los cuales hay que acrecentar la observación siendo aquellos en que el vecino esta más expuesto al delito (ej.: la salida y regreso del trabajo, de la escuela, las compras diarias, limpieza exterior, el lavado del auto, etc.).

De aquí en adelante, podrán implementar otras medidas que consideren más convenientes, todas de acuerdo a su criterio, necesidades y posibilidades como: reforzar el alumbrado publico iluminando las entradas a los domicilios o instalando farolas adicionales; instalar alarmas comunes o individuales, manuales o automáticas, luminosas o sonoras; instalar carteles cerca de las esquinas indicando que la cuadra está utilizando este programa, etc. El aumento de la iluminación, el ruido que generan las alarmas y la advertencia del cartel, colaborarán a desalentar la oportunidad del delito.

No se pretende con este plan, bajo ningún punto de vista ni siquiera en una mínima parte, reemplazar la obligación ineludible que tiene el Estado a través de la Policía Nacional del Perú de dar seguridad a los vecinos, simplemente apunta a desalentar los delitos más comunes: arrebato, hurtos y robos en el interior de domicilios, asalto a pequeños comerciantes, etc. disminuyendo su oportunidad.

Creemos que no perdemos nada con probarlo. La participación no es obligatoria, con una parte de la cuadra que este dispuesta a implementarlo es suficiente. Participar del plan tampoco implica transformarse en informante o vigilante armado, simplemente en tomar actitudes solidarias y participativas de autoprotección. Es ser “solidario con mi vecino”. Si yo lo protejo a el, sé de seguro, que el me va a proteger a mi. Ante la inminencia del delito es muy importante no involucrarse físicamente ni con armas. Lo que proponemos es una actitud activa, pero pacífica. Es obligación del vecino solidario asistir a la probable víctima de un delito, prestarle todo tipo de ayuda posible y acompañarla a efectuar la denuncia y ofrecerse como testigo si correspondiese.

La metodología del funcionamiento de las cuadras solidarias es sencilla: Los Policías Comunitarios al recorrer ordenadamente sus cuadras y calles asignadas en su cronograma de trabajo, conocen y conversan con los vecinos, ocasión que aprovecharán para invitarlos para que se agrupen por cuadra para establecer acciones comunes que permitan prevenir situaciones que afecten la seguridad. Este compromiso de solidaridad se realiza en forma ordenada, mediante reglas y responsabilidades. Ellas son:

1. Conocer a todos los vecinos, familias y personas que viven en la cuadra
2. Organizar una red telefónica entre los vecinos y la Policía.
3. Alertarse entre sí, y a la Policía, ante cualquier signo sospechoso.
4. Sacar los residuos y desperdicios (basura) a la misma hora.
5. Prestar atención al entorno tanto al entrar como al salir del hogar.
6. Establecer horarios críticos o de mayor riesgo en la cuadra, con el objetivo de organizar el patrullaje en forma conjunta. (Con las autoridades policiales en caso de ser necesario, previa coordinación con el POLCOM).
7. Colocar timbres o alarmas en común para toda la cuadra.
8. Establecer un contacto permanente con el Policía Comunitario asignado al Territorio Vecinal.
9. Elegir coordinadores por cada “cuadra solidaria”.
10. Colocar carteles que indiquen: “Vecinos Bajo Plan Alerta”, “Atención Cuadra Vigilada”, “Cuidado estamos observando Vecinos Vigilantes”, “Cuidado Vecinos bajo Plan Alerta”, “Atención Grupo Vecinal Vigila”, “Atención Vecinos y Policía controlan esta Manzana”, “Cuidado Cuadra Vigilada mantenga distancia”, “Cuidado casas con alarmas y sistemas de monitoreo”, “No se exponga, perros alertas contra desconocidos”.
11. Impulsar la formación de grupos, para asegurar el control de la manzana y promover la adhesión de más cuadras al Plan.
12. Promover la participación en las reuniones del “Plan de Barrio” para actualizar el diagnóstico de la seguridad del barrio e intercambiar experiencias
Cómo formar una cuadra solidaria
El POLCOM, acordará una reunión de coordinación con los vecinos de la cuadra interesados, la cual se completa con una planilla en donde se consignará nombre y apellido, dirección y teléfono, la misma que se repartirá entre los vecinos solidarios. Una vez conformada la cuadra, el POLCOM tiene a su cargo el seguimiento y evaluación de la misma, que se realiza mediante el contacto permanente con vecinos y reuniones mensuales para acordar que sistemas de seguridad deben implementarse. Paralelamente, el POLCOM incentiva la concurrencia de los vecinos a las “Escuelas de Seguridad Ciudadana”, a realizar el “Plan de Barrio” y finalmente a consolidarse como “Junta Vecinal de Seguridad Ciudadana”.
HMS.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?